Pratto, el goleador contracultural de River.

Aunque su apariencia física y los antecedentes en la otra vereda hayan causado ciertos reparos cuando llegó al club, el delantero comenzó a mostrar un nivel muy positivo para el funcionamiento del equipo. Un repaso sobre su primer semestre en el Millonario.

Lucas Pratto causó un ruido enorme en el mercado de pases anterior. No sólo por lo que representa su jerarquía en sí, sino también porque River batió un récord en materia de refuerzos al acordar con Sao Paulo el pago de 11.500.000 euros, cifra que podría ascender a 13.000.000, en caso de que el equipo de Marcelo Gallardo obtenga tanto la edición actual de la Copa Libertadores como la próxima Superliga.

Semejante inversión implica un peso gigante para cualquier jugador. Sobre todo si encima empezó futbolísticamente en la vereda opuesta y, como si fuera poco, con un aspecto físico demasiado particular. Desde las tribunas del estadio Monumental la figura de Pratto inmediatamente provoca dudas porque no parece tener un cuerpo propio de un 9 para vestir el manto sagrado.

Sin embargo, la situación del Oso podría ser similar a la ilusión óptica que genera un oasis en medio del Sahara. Es que esa contextura encorvada que aparenta ser ajena a un jugador de elite queda completamente desvanecida cuando entra en contacto con la pelota y hace lo que necesita River: aguanta el balón – aprovecha muy bien su físico-, asiste a sus compañeros, obliga a cometer infracciones, consigue tiros de esquina y poco a poco incrementa su promedio de gol.

Cliqueá en las fotos para verlas al 100%!

Los números de Pratto hasta ahora marcan que acumula 20 partidos oficiales utilizando la camiseta del Millonario, con cinco tantos (Godoy Cruz, Defensa y Justicia, Rosario Central, Emelec e Independiente Santa Fe padecieron su categoría) y tres pases gol: taco para Rodrigo Mora frente al Tomba, asistencia a Rafael Borré contra el Canalla y habilitación a Ignacio Fernández ante San Lorenzo. Titular indiscutido en la consideración del Muñeco, ya comenzó a convencer a los hinchas, quienes en su mayoría tienen la esperanza de conquistar América con el aporte de un atacante muy codiciado, ese goleador contracultural que posee River.

Atrás quedaron las dudas iniciales. Si bien el consenso que logró Franco Armani todavía está lejos para Pratto, cada vez es más la gente que lo respalda, iniciando la lista con Gallardo. El entrenador confía muchísimo en las características de Lucas para llevar a River a levantar nuevamente la Copa Libertadores. A tal punto le gusta su juego que Napoleón solicitó sí o sí el arribo del delantero a Núñez como una de las condiciones para renovar el contrato a fines de 2017.

 

 

Seguinos en:

Agregá tu comentario