La historia de Cleiton, un brasileño que despierta esperanzas en River

De Arquino Grefe es un delantero que llegó al club el año pasado y poco a poco, con goles a Boca y talento, empieza a ganar terreno en las categorías formativas. Cómo arribó a Núñez.

Cuatrocientos jóvenes se presentaron con una ilusión: vestir la camiseta de River. Apenas uno logró el consenso de quienes evaluaron a cada pibe en Asunción: Cleiton De Arquino Grefe. El brasileño, quien jugaba en el club 2 de Mayo -el mismo equipo del ascenso paraguayo del que surgió Jorge Moreira-, convenció a los detectores de talentos y se marchó a Buenos Aires. Allí tuvo una exitosa prueba que, al cabo de tres semanas, le permitió ser incorporado por la institución de Núñez.

Sin contrato profesional hasta el momento, Cleiton apenas percibe formalmente el dinero de una beca que fue aprobada en Comisión Directiva el 5 de octubre de 2017. Nacido el 9 de enero de 1999 en Ponta Porá, una localidad perteneciente al Estado de Mati Grosso do Sul, el atacante llegó a tierras guaraníes por la cercanía entre su zona natal y el país vecino. El destino le hizo el guiño necesario para arribar al Más Grande, donde se sumó en enero de 2017 para integrar el plantel de la Quinta División.

Lejos del debut en Primera porque el deseo es llevarlo poco a poco, Cleiton estuvo a un paso de hacer su estreno en la Reserva, pero no le tocó ingresar cuando River perdió 1-0 ante Lanús, el reciente 28 de septiembre. Sin embargo, en caso de que Marcelo Gallardo decida citarlo para firmar planilla, automáticamente el brasileño ocupará plaza de extranjero.

Pese a la distancia, se siente muy cómodo, según le reveló al sitio oficial del Millo: “Al principio fue difícil la adaptación, principalmente por estar lejos de mi familia, pero ya me acostumbré al país y al fútbol de acá”.

Mientras forma parte de la pensión del club, en River existen esperanzas en torno al atacante de 19 años. Y ya tiene un registro muy interesante, de esos que nunca pasan por alto: le marcó dos goles a Boca. Mide 1,79 metro, pesa 70 kilos y es muy veloz. Como todo brasileño, al diestro le gusta gambetear y posee una cualidad extra: buen cabezazo, recurso que le dio frutos a través de algunos tantos.

Tras un auspicioso año para la Quinta, Cleiton en este 2018 salió campeón con la Cuarta. Además, se consagró máximo goleador del tradicional certamen amistoso denominado Weifang Cup, en China. Allí marcó cinco goles. Catorce tantos más señaló por AFA para totalizar 19 conquistas, una cifra que inexorablemente despierta el entusiasmo a futuro. ¿Logrará llegar a la Primera?

Seguinos en:

Agregá tu comentario