Gustó, ganó, goleó, se despertó el Millo!

No fue el del Bernabéu. La circunstancia y el rival tampoco. La motivación menos, pero anoche River era un león herido, lo habían atacado en su propia guarida tres animales menores y le había hecho daño. 

El Rey de la selva sabe que a las malas rachas solo se la cortan con triunfos. 

A veces, hace falta enojarse y marcar territorio. En la selva no hay elecciones y no se vota, en los reinos tampoco se vota y hay un solo Rey.

Y los triunfos, en este parejo campeonato doméstico exigen paciencia, concentración, pie fino y actitud. Anoche en Mendoza River tuvo todo eso.

Nos quedará la duda si el rival jugó mal o si River no lo dejó jugar. Trabajo para el técnico del Tomba.

Con actuaciones individuales impecables, le hizo cuatro goles a Godoy Cruz, fueron cuatro  y pudieron ser más. Y si algo faltaba además de los goles de Pratto y Borré, hubo un golazo que metió Matías Suárez la noche de su debut.

River tuvo mentalidad, solidaridad, pase al compañero, hambre y la cuota de fortuna que siempre se necesitan. Fue el mejor partido del 2019 y se logró dentro del primer mes del año.

La verdad es que una noche, en Mendoza volvió River. 

Cualquier relación con el triunfo ente Boca en el mismo estadio en marzo del 17 es pura coincidencia…pero una hermosa pura y maravillosa coincidencia.

Se despertó el Millo, cortó con la fiesta en medio del recuerdo inolvidable por la Libertadores. Terminó con la seguidilla de derrotas en la Superliga. Se sacudió la modorra. Recuperó energías.

Hora viene Vélez y Racing, dos equipos de buen futbol y que están haciendo un muy buen torneo. Que se preocupen ellos.

Mirá los goles del partido
Seguinos en:

Agregá tu comentario