Academia de baile

Se respira un aire diferente en Núñez. Se recuperó la tranquilidad, se siente en la tribuna, se plasma en el campo de juego, los que están jugando están confiados, los que entran juegan igual, can la cabeza fría, el corazón caliente y el pie fino.

Los recientes festejos ahora se disfrutan más con el presente del equipo: River, con el 2-0 a Racing, consiguió su tercera victoria en fila en la Superliga y volvió a confirmar que su nivel empieza a potenciarse. 

River aplastó a Racing. La actuación del Campeón de América resultó brillante, con lapsos de futbol de alto vuelo, firmeza en todas las líneas y una ambición constante que derrumbó física y anímicamente al rival. Fue un partido entre el mejor equipo del continente y un equipo de trata de ser candidato para salir campeón en el futbol doméstico y ahora encima se llena de dudas.

«Quiero remarcar el partido de los futbolistas. Hubo una versión totalmente superadora de lo que mostramos con Vélez. Hoy jugamos contra el puntero, un equipo que venía muy sólido y con una racha de victorias importante. Creo que ganamos con una autoridad total desde lo físico, lo mental, la contundencia. si hubiésemos estado más finos para definir, el resultado habría sido más abultado, con una diferencia mínima de tres goles. Los jugadores hicieron un esfuerzo tremendo, en un día muy caluroso, y la manera en que se prepararon fue espectacular. En todo este tramo no había visto tanta diferencia entre un equipo y otro», fueron la palabras de Gallardo al inicio de su conferencia de prensa.

Seguinos en:

Agregá tu comentario