Se vienen los turcos

¿Existe hoy o por hoy una camiseta de primer nivel mundial sin sponsor principal?

¿Acaso existe mejor vidriera para una marca que la camiseta del club que está en el primer puesto del ranking FIFA, el campeón vigente de la Copa Libertadores y a su vez el ganador de la final más recordada de la historia?

La respuesta es NO en ambos casos, pero la economía nacional y también algunos otros factores que tienen que ver con la política vernácula,  impidió que la gente de marketing de River hayan podido aprovechar el mejor momento deportivo del Club en los ultimó 30 años y el de mayor exposición mundial de toda su historia. Esto no es ninguna exageración, pues el partido del Bernabéu, por caso, fue visto por 350 millones de personas en todo el planeta.

Mas allá de la prudencia de los directivos en los pasillos del Monumental aseguran que es inminente que el acuerdo con Turkish Airlines -que se viene amasando hace varios meses- se termine concretando a partir de junio.

La principal competidora de Qatar Airways entre las empresas de aeronavegación, así, ocuparía el codiciado lugar que está vacante desde el 30 de junio del 2018, fecha en la que caducó el acuerdo con BBVA, y le sumaría un contraste más al ya de por sí contrastante duelo entre River y Boca que ya cuenta con la competencia Adidas-Nike y Powerade-Gatorade entre otras luchas de marcas.

Turkish desembolsaría unos U$S 5,5 millones más bonus por temporada durante los próximos tres años, vínculo que se convertiría en el principal ingreso del club luego de las recaudaciones.

Pero no todos ven aquí una acción de marketing deportivo.  “Hay una parte que River no tiene en cuenta Turkish Airlines representa los intereses del régimen de Erdogan, un gobierno negacionista, autoritario y que persigue y encarcela a opositores y periodistas “, denunció hace algunos meses Eduardo Costanian, integrante de Instituciones Armenias de la República Argentina. El encono de los armenios hacia el gobierno turco se explica en el llamado “genocidio armenio”, la deportación forzosa o asesinato de entre un millón y dos millones de armenios por parte del Imperio Otomano entre 1915 y 1923.

Una historia lejana que hoy reverdece por la intención de una aerolínea comercial y su pretensión de concretar una acción de marketing en la casaca del Club mas importante de la Argentina.

Seguinos en:

Agregá tu comentario